Globered
Consigue tu propia pgina web
0 0 0

cuentos realistas

Por: KevinSamuelQuintanilla | Creado: 13/08/2010 04:49 |

El Tigre

Nunca vimos en los animales de casa orgullo mayor que el que sinti nuestra gata cuando le dimos a amamantar una tigrecita recién nacida.

La olfate largos minutos por todas partes hasta volverla de vientre; y por ms largo rato an, la lami, la alis y la pein sin parar mientes en el ronguido de la fierecilla, que, comparado con la queja maullante de los otros gatitos, semejaba un trueno. 

Desde ese instante y durante los nueve das en que la gata amamant a la fiera, no tuvo ojos ms que para aquella espléndida y robusta hija llovida del cielo.

Todo el campo mamario pertenecia de hecho y derecho a la roncante princesa. A uno y otro lado de sus tensas patas, opuestas como vallas infranqueables, los gatitos legtimos aullaban de hambre. 

La tigre Abri, por fin. Los ojos y, desde ese momento, entr a nuestro cuidado. Pero, qué cuidado! Mamaderas entiabas, dosificadas y vigiladas con atencin extrema; imposibilidad para incorporarnos libremente, pues la tigrecilla estaba siempre entre nuestros pies. Noches en vela, ms tarde, para 
atender los dolores de vientre de nuestra pupila, que se revolcaba con atroces calambres y sacuda las patas con una violencia que pareca iba a romperlas. Y, al final, sus largos quejidos de extenuacin, absolutamente humanos. Y los paos calientes, y aquellos minutos de mirada atnita y velada por el aplastamiento, durante los cuales no nos reconoca. 

No es de extraar, as, que la salvaje criatura sintiera por nosotros toda la predileccin que un animal siente por lo nico que desde nacer se vio a su lado.

Nos segua por los caminos, ente los perros y un coat, ocupando siempre el centro de la calle. 

Caminaba con la cabeza Baja, sin parecer ver a nadie, y menos todava a los peones, estupefactos ante su presencia bien inslita en una carretera pblica. 

Y mientras los perros y el coat se revolvan por las profundas cunetas del camino, ella, la real fiera de dos meses, segua gravemente a tres metros detrs de nosotros, con su gran lazo celeste al cuello y sus ojos del mismo color.

Con los animalitos de presa se suscita, tarde o temprano, el problema de la alimentacin con carne viva. 
  
Nuestro problema, retardado por una constante vigilancia, estall un da, llevndose la vida de nuestra predilecta con él.

La joven tigre no coma sino carne cocida. Jams haba probado otra cosa. An ms; desdeaba la carne cruda, segn lo verificamos una y otra vez. Nunca le notamos interés alguno por las ratas del campo que de noche cruzaban el patio y, menos an, por las gallinas, rodeadas entonces de pollos.

Una gallina nuestra, gran preferida de la casa, criada al lado de las tazas de café con leche, sac en esos das pollitos. Como madre, era aquella gallina nica; no perda jams un pollo. La casa, pues, estaba de parabienes.

Un medioda de ésos, omos en el patio los estertores de agona de nuestra gallina, exactamente como si la estrangularan. Salté afuera y vi a nuestra tigre, erizada y espumando sangre por la boca, prendida con garras y dientes del cuello de la gallina.

Ms nervioso de lo que yo hubiera querido estar, cog a la fierecilla por el cuello y la arrojé rodando por el piso de arena del patio y sin intencin de hacerle dao.

Pero no tuve suerte. En un costado del mismo patio, entre dos palmeras, haba ese da una piedra. Jams haba estado all. Era en casa un rgido dogma el que no hubiera nunca piedras en el patio. Girando sobre s misma, nuestra tigre alcanz hasta la piedra y golpe contra ella la cabeza. La fatalidad procede a veces as.

Dos horas después nuestra pupila mora. No fue esa tarde un da feliz para nosotros.

Cuatro aos ms tarde, hallé entre los bambes de casa, pero no en el suelo, sino a varios metros de altura, mi cuchillo de monte con que mis chicos haban cavado la fosa para la tigresita y que ellos haban olvidado de recoger después del entierro.

Haba quedado, sin duda, sujeto entre los gajos nacientes de algn pequeo bamb. Y, con su crecimiento de cuatro aos, la caa haba arrastrado mi cuchillo hasta all.